Estado de México

CALENDARIO AMBIENTAL

Día Internacional de la Ecología y los Ecólogos

Cada 1 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Ecología y de los Ecólogos, ciencia que tomó su nombre en 1869, para recordar en todo el planeta la importancia de conocer y valorar las relaciones que existen entre los seres vivos y su medio, y concienciar a las poblaciones sobre la importancia de mantener una relación armónica con el ambiente.

La ecología es una ciencia que estudia las interrelaciones entre los seres vivos y el medio que les rodea, por lo tanto, su complejidad y diversificación dependen de los elementos que conforman el medio y los actores involucrados en su estudio, de allí que exista la ecología humana, vegetal y animal, entre otras, llegando a ser tan específica como la ecología de las poblaciones (para estudiar las relaciones entre individuos de una misma especie) o de comunidades (para analizar las vinculaciones entre organismos de diversas poblaciones).

La ecología ha adquirido mucha importancia debido a las estimaciones sobre la desaparición de especies, tanto por la pérdida de los bosques tropicales, la regulación climática e hidrológica, la contaminación de las aguas, los suelos y el aire, entre otros factores.

Las investigaciones revelan que el daño ambiental y ecológico es cada vez más grande y se asocia a consecuencias como la desertización, el aumento de la temperatura, la erosión de los terrenos, la destrucción de la biodiversidad, la crisis mundial de los recursos hídricos, la contaminación ambiental y otras causas.

Por su parte, también existen registros sobre la explosión demográfica, la pobreza extrema, la ausencia de servicio seguro de agua potable y saneamiento en algunas poblaciones. Este crecimiento demográfico demandará mayor cantidad de recursos, y se prevé que para el 2050, se pueden haber perdido más del 50% de los ecosistemas naturales, al ritmo de la destrucción actual.

Día Internacional para la prevención de la explotación del Medio Ambiente en la guerra y los conflictos armados.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 6 de noviembre de cada año como el Día Internacional para la prevención de la Explotación del Medio Ambiente en la Guerra y los Conflictos Armados.

La pertinencia de esta declaración es proteger el medio ambiente en tiempos de conflicto armado, ya que su defensa representa la subsistencia y la resiliencia de las sociedades, la prevención de nuevos conflictos y la obtención de paz. Las guerras y los conflictos armados traen consecuencias devastadoras para las poblaciones. Con frecuencia, se suele mencionar a las víctimas de guerra en términos de pérdidas materiales y humanas. No obstante, pocas veces se menciona el impacto que tienen estos conflictos en el medio ambiente, lo que incluye los pozos de agua contaminados, cultivos quemados, bosques talados, suelos envenenados e incluso animales sacrificado.

De igual forma, se estableció una alianza para contribuir a una mejor comprensión de la compleja relación que hay entre las mujeres y los recursos naturales en zonas de conflicto, así como para establecer las condiciones para la consecución de la igualdad de género, el empoderamiento de la mujer y la gestión sostenible de los recursos naturales para el apoyo en conjunto de la consolidación de la paz —lo cual fue realizado entre el PNUMA, la Entidad para la Igualdad entre los Géneros y el Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujeres), el PNUD y la Oficina de Apoyo a la Consolidación de la Paz (PBSO) —. El primer resultado de esta colaboración fue un informe conjunto publicado el 6 de noviembre de 2013, en el cual se destacó que las mujeres en entornos afectados por el conflicto experimentan inseguridad física reiteradamente, incluida la violencia sexual, al llevar a cabo tareas diarias relacionadas con la recolección y el uso de recursos naturales. Debido a esto, proteger a las mujeres de estos riesgos no solo es importante para su salud, sino también para garantizar que puedan realizar con seguridad sus actividades económicas y sociales relacionadas con la gestión de los recursos naturales.

Día del Urbanismo

En 08 de noviembre del año 1949 nació el Día Mundial del Urbanismo. Fue una propuesta Ingeniero Carlos Maria della Paolera, el primer catedrático de Argentina y también el exdirector del Instituto de Urbanismo de Buenos Aires.

La creación del Día Mundial del Urbanismo tiene como objetivo de concienciar a las personas, pero sobre todo a los grupos de trabajo de planificación urbana, sobre la necesidad de generar ambientes sanos con espacios verdes, para evitar el hacinamiento de la población, la contaminación y asegurar la terminación de dichas obras.

Es el objetivo numero 11 de la agenda 2030, el cual no solo busca mejorar las condiciones de vida de aquellas personas que viven en zonas marginales, también garantizar un equilibrio entre la vida moderna y el medio ambiente.

Día Internacional del Aire Puro (tercer jueves de noviembre)

La contaminación atmosférica o contaminación del aire se ha convertido desde hace varias décadas en una de las mayores preocupaciones de la humanidad, principalmente por dos de sus graves consecuencias: el calentamiento global, con todas sus consecuencias, y el daño a la salud humana.

Las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la Calidad del Aire divulgadas recientemente, tienen como objetivo evitar millones de muertes a consecuencia de la contaminación del aire, porque ese problema creció desde mediados del siglo XIX, hasta llegar a situaciones asfixiantes en la actualidad.

El motivo de esos lineamientos no es menor. El organismo reconoce que “cada año la exposición a la contaminación del aire causa 7 millones de muertes prematuras y provoca la pérdida de otros tantos más millones de años de vida saludable”. La mortalidad equivale a 800 muertes cada hora o 14 por minuto.

Quien lanzó la iniciativa en 1974 fue el editor de un periódico de Minnesota, Estados Unidos, al exhortar a las personas adictas al tabaco a dejar de fumar durante un día. Su llamado prendió en un público amplio y lo abanderó después la Sociedad Americana de Cáncer, más tarde instituciones de muchos otros países hasta ser adoptada por la OMS.

El organismo multilateral considera que “la contaminación del aire es una de las mayores amenazas medioambientales para la salud humana, junto con el cambio climático”. Ligado un fenómeno al otro, sostiene que la mejora de la calidad del aire puede potenciar los esfuerzos de mitigación del cambio climático, mientras que la reducción de las emisiones mejorará a su vez la calidad del aire.

Advierten en especial sobre las PM₁₀ y PM₂.₅, generadas principalmente por la combustión de combustibles en sectores como el transporte, la energía, los hogares, la industria y la agricultura, que son capaces de penetrar profundamente en los pulmones. Las PM₂.₅, señala la OMS, pueden incluso entrar en el torrente sanguíneo, afectar principalmente al sistema cardiovascular y respiratorio, y otros órganos.

El impacto de la contaminación del aire representa una carga de morbilidad desigual porque va aumentando en todo el mundo, sobre todo en los países de ingresos bajos y medios donde crece la polución por la urbanización a gran escala y el desarrollo económico que en gran medida se realiza mediante la quema de combustibles fósiles.

El aire es fuente esencial de vida para el planeta y necesita un cuidado serio. Sin este elemento no puede haber vida, pero respirarlo contaminado nos condena a una vida de enfermedad y muerte temprana. No obstante, cada persona, sociedad y gobierno puede y debe tomar medidas para reducirlo pues al fin y al cabo, todos respiramos.

Día Mundial de la Pesca

Cada 21 de noviembre celebramos el Día Mundial de la Pesca, en homenaje a las comunidades pesqueras de todo el mundo, así como destacar la importancia de la actividad pesquera para la vida humana, fomentando una pesca sustentable, sostenible y ecosistemas marinos saludables.

La fecha fue creada en el año 1998, con la finalidad de apoyar la pesca sostenible, como elemento clave para el logro de los Objetivos Mundiales de la Organización de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Uno de los grandes desafíos a enfrentar en torno a este día mundial es el referido a las prácticas nocivas que atentan contra los océanos: sobrepesca, prácticas de pesca no reguladas y destructivas, así como la gestión inadecuada de los desechos.

La creciente contaminación de los océanos y las costas ocasionado por la escorrentía y las actividades domésticas e industriales que se llevan a cabo en las zonas cercanas ha impactado en la desaparición de las poblaciones de peces, obligando a los pescadores a pescar en lugares lejanos de sus zonas tradicionales.

En la celebración del Día Mundial de la Pesca las comunidades pesqueras de todo el mundo realizan diversas actividades, orientadas a destacar la importancia de mantener las pesquerías del mundo: talleres, programas culturales, reuniones, espectáculos de música y demostraciones.

Día Internacional contra el Consumo Irracional

A iniciativa de Ted Dave, artista canadiense, en el Día Mundial Sin Compras Irracionales, el cuarto sábado de noviembre, desde 1992 ciudadanos de muchos países alientan la necesidad de frenar el consumo irracional que impacta al medio ambiente.

La primera fecha celebrada fue septiembre, pero se trasladó a noviembre en alusión al Día de Acción de Gracias de Estados Unidos, donde se recuerda el “viernes negro”, cuando más compras se realizan en ese país, y para encender focos contra el consumismo navideño.

En ese contexto apareció la tendencia al consumo sostenible, siendo este año celebrada el 26 de noviembre.

La Organización Internacional del Trabajo para América Latina y El Caribe afirma que “si el mundo va hacia una transición de economías más eficientes, con bajas emisiones de carbono y capacidad de adaptación al cambio climático, entre otros desafíos ambientales, será necesario asumir que habrá cambios profundos en los patrones de producción y consumo.”

Con el actual modelo de producción y consumo, en 2030 la población del planeta necesitará tres mundos como la Tierra para satisfacer esas necesidades, por lo que es preciso optimizar el uso que le damos a los recursos naturales, como los combustibles fósiles, cuya utilización produce el 69% del cambio climático.

Recordemos que el consumo sostenible surge cuando somos conscientes de los impactos de nuestras decisiones de consumo sobre el medio ambiente.